European Tour

Ni pensó lo que dijo, ni dijo que lo pensaba…

Por lowgolf

El Open Championship está ya en la rampa de salida. Catorce horas diarias de retransmisión por televisión nos esperan. ¿Se les ocurre un plan mejor que un cubo de palomitas, cerveza bien fría, sofá, aire condicionado y el Open por televisión? Hasta la ola de calor se hace más llevadera viendo a golfistas abrigados hasta las cejas mientras combaten una lluvia torrencial, por supuesto horizontal.

Un golpe de calor le debió dar a Rory McIlroy el pasado martes antes de sentarse frente a los medios de comunicación. El norirlandés armó el taco con unas declaraciones fuera de lugar a raíz de su renuncia a los Juegos Olímpicos. Ni pensó lo que dijo, ni dijo lo que pensaba. Vino a decir que él no jugaba el golf para hacerlo crecer o conseguir que más gente jugara a este deporte sino para ganar campeonatos. Además, por aquello de apretar algo más la pisada, señaló que si bien tenía previsto ver por televisión algunos deportes de los Juegos no tenía nada claro que el golf fuera uno de ellos.

Las palabras de McIlroy han sido muy desafortunadas. Hoy mismo mantenía una larga conversación con Justin Rose en el putting green de Royal Troon y daba la sensación de que el ganador de cuatro majors andaba dando explicaciones a su colega inglés. No hay mucha justificación. Lo de Rory fue un calentón, no le den más vueltas.

Es muy fácil caer ahora en la tentación de zarandear al muñeco de trapo y hacer leña del árbol caído, pero es tan fácil como injusto. Lo sepa o no, y McIlroy claro que lo sabe, ha hecho mucho por el golf. Su demoledor estilo de juego ha creado escuela, hasta el punto de que no han sido pocos los profesionales que han colocado en su hoja de ruta pegar a la bola como Rory. También son muchos los que con el paso del tiempo se dan cuenta de que McIlroy sólo hay uno…

[Tweet “No hay mucha justificación. Lo de Rory fue un calentón, no le den más vueltas.”]

Rory se equivocó, por supuesto, como todos nos podemos equivocar. Andaba caliente tras una rueda de prensa tensa y tuvo una reacción desproporcionada. También hay que decir que tras su comparecencia estuvo más de una hora firmando autógrafos en la zona comercial de Royal Troon. Con una sonrisa de oreja a oreja. Esto hace golf.

No, McIlroy no es ningún niño consentido que sólo piensa en el dinero. No seamos tan simplistas. No seamos tan estupendos. No es más que una persona que ha tenido un mal día. Seguramente, Rory anda mucho más preocupado porque no ha estado ni siquiera con opciones de ganar un grande desde el PGA de 2014 que por otra cosa.

Pero volvamos al frío… Volvamos a Troon. ¿Qué Open Championship nos espera? Pues me van a perdonar el topicazo, pero apunta a apasionante. Jason Day, Dustin Johnson, Jordan Spieth y Rory McIlroy conforman el cuarteto de grandes favoritos, no en vano se han repartido entre ellos siete de los últimos ocho grandes. Hay cinco españoles en Troon, una cifra considerable y muy significativa, con todas las generaciones representadas, desde Miguel Ángel Jiménez a Jon Rahm o Scott Fernández pasando por Sergio García y Rafa Cabrera Bello. Es imposible no mirar a Sergio como favorito en este British, tan imposible como no pensar que Cabrera Bello o Rahm lo van a hacer bien. Más incógnita es Jiménez y Scott. El malagueño decía a principios de semana que bien podría ser este Open Championship su último major… Mira que fastidia quitarte la razón, Miguel, pero me vas a perdonar, lo dudo mucho.

lowgolf

Información biográfica Lorem ipsum dolor sit amet.